La película terminó sin el beso final


La película terminó sin el beso final. Me encontraron inmóvil esperando que Obama levantara las restricciones a los acuerdos migratorios, esperando una sacudida, un temblor, un amor, que quiten la libreta de abastecimiento, esperando la muerte, como un gato de Bukoswski, alerta siempre, esperando la llegada del jurel, de las pastas alimenticias, de unas dormilonas con una piedra de zirconia que imita a los diamantes, por si me dan el Goya o por si en la espera me muero y sé que dejaré mi balcón abierto. Vienen y se van las gentes y yo los veo con una piel tan colorida. Y yo solo duermo y espero con la piel cetrina pero espero – no quiero hacer nada más que eso- para soñar que viajo porque con pastillas no se sueña o no se recuerda lo que se soñó. Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy ayer soñé que yo era como Audrey Hepburn, siempre delgada por una malnutrición en la niñez y viajaba y viajaba y cargaba niños negros como Embajadora de la UNICEF.

No comments: