De vacaciones


Queridos amigos.
No se asusten. Me encuentro en el Siquiátrico San Isidro de Armas. No es por nada malo ni me siento mal. Es porque para empezar en mi nuevo trabajo de la Cruz Roja internacional como Embajadora de la UNICEF, debo estar acá para un chequeo pre-empleo. Es algo burocrático, mero papeleo. Pero estoy asombrada de la atención que se me ha brindado. Es esmerada, como ven me dejan tener mi piano, tengo televisor plasma y DVD. He repetido ya mil veces Por quien doblan las campanas y El gran Gastby. El desayuno consiste en helado de marca. Se llama Supreme. Y plátanos, debo comer ocho para cualquier intento depresivo de mi parte. En el almuerzo salmón o merluza y muchos vegetales, sobre todo espinaca y unas cuantas ramas de canela masticadas con miel de abeja y una comida ligera a base de fresas. Lo único malo es que me dan un refresco que me pone la lengua muy amarilla porque es de naranjita pero hay un libro de quejas y sugerencias. Yo no me he quejado de nada. No. Porque después piensan que una es malagradecida. Creo que los mejores hospitales en estos momentos son estos centros de salud mental en Cuba. Pronto nos vemos, por ahora no estoy de viaje. Estoy de vacaciones casi. Como casi una aquí no puede vacacionar, me siento divina. Les dejo pues voy a organizar una actividad cultural donde tocaré mi piano que comiendo plátanos le arranco una melodía que subyuga.

No comments: