Juliette y yo


Posar así para la Play boy es una especie de militancia. Una de las actrices que más me gustan ha posado desnuda y ha dicho eso. Me lo ha mandado mi prima desde Argentina pues acá no tenemos Internet ni revistas así. Ayyyyyyyyy . Yo tengo aquí cuarenta y pico. La foto no es de mi ùltimo gran amor pero si la Play boy la quisiera....... puedo mandarles mi e- mail con servidor. Qué bella se ve Juliette Binoche. Cuán triste me veo yo. Pero intento estar alegre, que se me note el inmenso amor que siento por mi misma. Si no. Ya saben. No hay nada. Les dejo. llegaron las papas a la bodega y el pollo de población. Qué felicidad yo tengo ooooohhhhhhh oooo, qué felicidad. Qué rico sería comer. Bacalao con pan.

Un gran amor


Amigos, mientras viajo hacia mis adentros y me coloco flores a mi misma y me toco y requete toco teniendo un naipe natural y trato de dormir después de una madugada filmando pero no puedo, porque una llega excitada, eufórica, triste por las muertes, los adioses, la ciudad, los huracanes. Y como tengo un pasado, cantado, así como lo cantaba Elena Burque y maybe Freddy entre el espanto y la ternura, entre cubanos con o sin diginidad, les mando esto. "No sé quien lo podrá comprar o si está agotado. El diseño de la portada y contraportada es de mi último gran amor. Que todavía creo en el amor, aunque sea bukowskiano. Sin estar presente el compañerito Bukowski, este regalo es casi lo único que me queda de èl. Lo comparto porque a mi libro le faltaba paz, le faltaba amor, le faltabas tù. Ahorita estoy de vuelta al presente. Y pienso en Nara. Sin alegría hoy no puedo filmar. Sin alegría no hay nada. Y es bueno esto de las madrugadas, te ríes y lloras, no sabes en que dìa vives. Te vas de vacaciones también. Así le decía Bette Davis a sus hijos, ¿hija? cuando se iba a filmar. Dicen.

De Escipión a Carlos Díaz


Carlos Dìaz ha partido hacia Polonia. Antes de despedirme, le dije "No dejes de visitar la Mezquita de Córdoba". El se ríe mucho y yo me río con él. Me une a él un sentimiento tan profundo que si se queda, que no lo hará y se exilia como Kantor, me da un ataque de pánico sostenido como el que pesqué cuando viajaba de verdad con sus montajes de Calígula y El pùblico de Lorca. Yo soy tu Carmen Maura, tu Marisa Paredes, me parezco a Pola Negri. ¿No lo ves? Sólo tengo acceso a la Wikipedia y me acabo de enterar de lo de Pola, no de tu viaje. Como me dejes me doy candela. Creo que alguna vez te dije «amaràs a todo el que no sea Cesare Pavese». ¿Te lo dije o lo pensé para mis adentros? Lo pensè y no te lo dije porque te cogì roña, no me defendiste en aquella gira y te portaste un poquito mal, pero después volví junto a tì y fui tu Fedra. Yo sè que no estuve a la altura de la actriz del montaje de Patrice Chereau. Pero ya creo, me jugó una mala pasada la excesiva técnica teatral. Pero tú bien sabes que esos monòlogos a lo Antonia San Juan, todos....., eran para ti.
Todos se me van- Ayyyyyyyyyyyyy Todos se van. Vuelve. Come back. Y sé que volveràs, porque no encontrarás amor igual y por esa razòn te tengo que decir "Quèdate!!! Montamos allí Los amaneceres de Pola junto a Rodolfo. El Valiente. ¿quieres? Tambièn podrìa ser Charles and Robert Duval. Yo hago de los dos. Te ama.
Escipión. El poeta o la poeta.

Carta a Pucho desde Noruega


Pucho. Amor. No te me pongas así, papi. Si casi no recibes ni un e-mail no es por falta de cariño, es que no tengo fuerzas, junto a ti era yo un poco dueña del mundo. Al principio cuando llegué, me dije, esto es el comunismo. ¿Recuerdas? Los noruegos se ven felices, rosados, comen, gozan. Las estadísticas dicen que los noruegos son los más felices del mundo. Yo estaba muy feliz con el frío y todo porque comía, la gente es bella y alta y la Universidad – donde imparto clases de actuación– está escapá, pero cuando te haces residente como yo, comienzas a extrañar todo. Yo tenía mi jaba, la tiraba con orgullo desde el balcón y gritaba. "Ponme dos aguacates que estén panudos" y estaba siempre en continua ebullición. Extraño a Melba, la vecina tan fina que me llamaba y con mucho cuidado como para que nadie la oyera, me decía " Oye Tomasa, llegó el polllo de población" Pero lo que más extraño es la llegada de las papas. Hasta las telenovelas homofòbicas extraño. No es fàbula el asunto de los primeros moradores y eso de tener o no tener sol. Extraño mi gula, sabes que puedo comer y fumar como un hombre, más que tù. Si no te mando fotos es porque he engordado y ya no sé si es por el exceso de abrigos o que no me veo bien, porque ya a partir de las cuatro de la tarde ya es de noche y entonces son velas y velas por doquier porque la electricidad es muy cara, igual que ahora allà. Estoy triste, pienso como una noruega ya. Soy indirecta, inhibida, disimulada. Aquì no puedo manifestarme como lo hacìa allà. Y cuando hablo de ti y enseño tu foto, me dicen. "Pero es un salvaje" No entienden. No quiero invitarte porque al final estas mujeres de acà te tragarìan de un bocado. Yo lo sé porque mulato así como eres tienes de tó. Si Migdalia te mantiene, te lo da to. ¡Ay! ¿viste? De lo sentimental he pasado a recordar a Nicolás. No te me pongas triste mi Pucho. Pronto. Pronto nos pillamos en la carreterra. Tengo un chalet pero Noruega está vacía sin tì. Por algo Picasso se fue al sur en busca del sol. Te abraza fuerte, tu Elena Poniatowska.

De vacaciones


Queridos amigos.
No se asusten. Me encuentro en el Siquiátrico San Isidro de Armas. No es por nada malo ni me siento mal. Es porque para empezar en mi nuevo trabajo de la Cruz Roja internacional como Embajadora de la UNICEF, debo estar acá para un chequeo pre-empleo. Es algo burocrático, mero papeleo. Pero estoy asombrada de la atención que se me ha brindado. Es esmerada, como ven me dejan tener mi piano, tengo televisor plasma y DVD. He repetido ya mil veces Por quien doblan las campanas y El gran Gastby. El desayuno consiste en helado de marca. Se llama Supreme. Y plátanos, debo comer ocho para cualquier intento depresivo de mi parte. En el almuerzo salmón o merluza y muchos vegetales, sobre todo espinaca y unas cuantas ramas de canela masticadas con miel de abeja y una comida ligera a base de fresas. Lo único malo es que me dan un refresco que me pone la lengua muy amarilla porque es de naranjita pero hay un libro de quejas y sugerencias. Yo no me he quejado de nada. No. Porque después piensan que una es malagradecida. Creo que los mejores hospitales en estos momentos son estos centros de salud mental en Cuba. Pronto nos vemos, por ahora no estoy de viaje. Estoy de vacaciones casi. Como casi una aquí no puede vacacionar, me siento divina. Les dejo pues voy a organizar una actividad cultural donde tocaré mi piano que comiendo plátanos le arranco una melodía que subyuga.

¿Cómo es Tita?



¿Cómo es Tita?
Tita es revolucionaria.
Tita, amigos, es la hija de la vejez. Como ven es pequeña, peluda, tan suave que se diría toda de algodón pero Tita es más que Platero y más que yo. Sus gustos son exquisitos. Por ejemplo, yo le gusto a Tita y a mí Tita me tiene arrobada. Toma agua de la piiiiiiileta porque es de Córdoba. Es de afuera, hace poco la gente de los bajos me tiraron al DTI, porque como se pone en falta el pez perro, la merluza y el pargo, traté de darle claría y se me negaba una y otra vez con una tranquilidad pasmosa. Prefiere la carne de puerco de la boutique de 19 – agro multipremiado y ofensivo a los ojos de cualquiera– a una lata de sardinas y le gusta el flan con dos tipos de leche, condensada nestlé y evaporada. Camina por lo mojado como si tal cosa y en puntillitas, o sea, me considera. Las bolitas son para ella ya un mero aperitivo. Siempre espera más pero digna. Sabe que cuando se puede, se puede. Y cuando no. Ella sabe esperar. Nunca baja pues la chusma la enerva. Las lycras y shores a cuadros la ponen de los nervios. Y el griterío la puede tirar depresiva por dos días. Por supuesto que me adora y aunque no haya nada en dos dìas o más, por ejemplo, hoy tuve que meter para perritos de pollo en salsa, se aguanta porque entiende que si el de vigilancia huele el olor de la langosta, yo, su madre, puedo ser denunciada. Sin embargo me mira desconfiada porque es precisamente de esa casa, del de vigilancia, desde donde màs suben olores de esos tipo langostinos, camarones. Y ella prefiere mil veces mi cariño a cualquier otra desviación de tipo ideológico que provoque un vacío en su enorme corazoncito de gata recogida, huérfana, triste y hoy feliz y militante. Como su madre que, a falta de un hijo varón que nunca tuvo y que iba a llamarse Tito como Tito Puente o como Tito Junco. Yo le puse así como Tita que es algo así como Rita pero con T.

Museo de memorias de Tulipa




Amigos. Este es el museo "Memorias de Tulipa". Esta ciudad es increíble. Tiene más puentes y más de todo que París y que Venecia, eso ya lo sabía. Pero lo más increíble de esta foto–en la que aparezco– es que de cerca hay una mujer , según se rumorea musa inspiradora de un famoso cuadro de Van Gogh y fue tomada por el mismísimo Alain Delon. Yo andaba en busca de una ollita arrocera individual y no me apetecía andar con un elemento tan vulgar en un lugar así, pero ya saben, una es cubana, cuando un hombre, ya mayor él y de ojos muy azules, me pregunta en un perfecto español ¿Usted no es fulana la de Doble juego? Me quedé muda. Y le digo ¿Y usted no es el de A plena luz y Rocco y sus hermanos? Y me dice, "Sì señorita, el mismo y estoy filmando un remake de El tulipàn negro".
Este día ha sido un día demasiado feliz. Para mí que nunca soñé con viajar ni de aquí a la esquina, tener el derecho a una olla arrocera roja e individual, no colectiva, no unánime, al decir de Nara Mansur. Jamás imaginarme que el mismísimo Alain Delon me reconociera, a mí que soy de aquí, de la Vìbora, del Municipio del 10 de Octubre. Les dejo. Ahorita de vuelta.

El día que regresé de China o vanity no chino

Mis amigos: ¿Saben que estuve por París y me decepcionó esta vez?. Las putas de Pigalle no estaban en su sitio habitual. Ya lo dijo Mercedes, cambia, todo cambia. Pues ahora regresé de China. ¡Oh! Qué maravilla, qué copias. Quise ir a La Muralla china but no pude gritar "abre la muralla". Me quedè con ganas de decirlo y no bien haber puesto un pie en el avión me encuentro con Julius Nyerere. El andaba de paso. Fue a comprar palitos, pomadas, todo tipo de ungüentos y bálsamos pero me contuve de preguntarle qué dolencia le acaecía. No es de buen gusto, pensé. Pero me fue grato sentarme a su lado en primera clase y él mismo me recordò la conga santiaguera que el hermoso y hospitalario pueblo de Santiago le tributara un dìa. "Nyerere, nyerere/ Santiago te saluda aunque no sabe quien tú ere.
Me desternillè de la risa. Ese hombre le tiene pánico a los aviones, seguro recordó el canto porque, ya se había tomado hasta el pulso en esa zona congelada de los aviones y hasta sacó un puro de esos que solo he visto en Santo Domingo. Soy una detallista nata. Eran Robustos Cohiba y los dientes los tenía blanquísimos como los de Platero. Entonces, saco yo muy fina un vanity colección Mae West, que verán en la foto. Y me he sentido muy humillada pues mis dientes están tan amarillos que ni los de un chino. Los chinos son blancos- blancos y se ponen lentes azules y se peinan al estilo Manga. ¿Cuándo dejaré – pregunto– de sentirme humillada en cualquier país o rincón donde me coge la noche? Adiòs. No puedo pensar màs en Nyerere. Ni en Oscar Niemeyer. Les abrazo con todo mi fervor londinense.

Día de la madre


¡Ay, qué bueno que ya pasó el día de la jodida madre¡ No quería decirles nada para no joderles el bonito día, pero ayyyyyyyyyyyy , qué mal la pasé, dios mío, no fue culpa de nadie, me metí a ayudar a unos muchachones ellos. Juro que ni sé por qué lo hice, ya no me gustan de diecinueve, me gustan de mi edad más o menos. Vaya, de 33, la edad de Cristo. Y salí así como ven. El domingo amaneció mi casa así y mi refrigerador así. Mi suegra me invitó a su casa. He tenido muchas y buenas pero cuando digo suegra hablo de Madeline, abuela de mi hija por la parte paterna. Mi mejor y única suegra. Todavìa es bella, inteligente y dulce. Es arquitecta. Como Maggie –mi personaje en la película de Enrique Pineda Barnet– y mi padre también me invitó, pero les juro que no tenìa ni fuerzas para andar. Estuve pinchando como una bestia.
En fotos las últimas imágenes de un naufragio y la comidita que mi amiga Cheryl me trajo para que no muriera de inanición.
Gracias a dios que pasó este día. Fue realmente insoportable.

Venite, che


Amigos. El único lugar del mundo donde desearía residir sería aquí en Argentina. En Recoleta o Palermo viejo. He incurrido varias veces en enamorarme again and again de varios argentinos. El último, un famoso director de teatro y de TV radicado en Honduras y Estados Unidos, a donde TUVE que ir dos veces, sin poner ninguna objeción, pues parte de mi trabajo y de mi alma está ahí, al decir martiano. Donde sea más útil. Nunca me habían asignado un viaje a la Argentina y ahora me veo aquí yo Juan Sin Nada no más ayer y me pregunto ¿ Cómo ha podido ser? Yo que hasta hace muy poco solo podía entrar a los hoteles de otros países y alquilar una pieza, una mínima pieza, no una colosal y allí dormir, tal vez soñar. No con serpientes vaya, con poder llevarme un riqui riqui de fregar o un simple jarrito para verter agua sobre mi cuerpo que ya cansado y enfermo no resiste màs. Acuden a mi mente recuerdos... ¡Y què feliz soy! Aquí donde me ven ya me hicieron un asadito, un chimi churri. El asador nunca descansa, te van pasando carne y carne y como a mi lado se encontraba Susana Rinaldi y la Nacha Guevara que se volvieron vegetarianas, pues he saciado mi sed de carne. Sé que los cubanos tenemos un conflicto subdesarrollado con la carne. Que hace daño, que es mejor mil veces consumir frijoles, frutos secos y dicen que fresas silvestres a lo Bergman. ¡Pero qué va! Hay que aprovechar estos momentos. Después de una proboleta y un dulce de leche allá en mi Cuba del alma donde sólo se bebe una sàtira de leche. ¡No! Me niego. Mi médico me dice. ¿Y de la osteoporosis què? Nada. ¡Qué vulgaridad la mía¡ Desde acá no puedo más que con esta barriga llena parodiar o parafrasear al Gordo cantando aquello de primero hay que saber comer, sufrir, después llorar, después partir y luego andar sin pensamientos............ Perfume de naranjo en flor. Promesas vanas de un amor. El amor aquí se inventó solo. Qué bien me la paso con los alfajores y los cafecitos y la gente es linda y linda y bohemia. No de revista ni de Queen. La gente es como nosotros. Como yo. Como Ivàn Castro. Como Cheryl. Como Làzaro. Como Robert y Carlos y Mònica y como Pucho. Les abraza desde el lado light de mi corazòn. Dicen que ahora Eliseo Subiela viene para acà ¿Un casting?

De viajes y asombros


Amigos: A mí no me hacen proposiciones deshonestas. A mí me las hacen indecentes. Humillantes.!!! A esta mujer de la película dirigida por George Clooney, un remake de esa de Demi Moore en la que el millonario que hace Robert Redford le quiere comprar un vestido negro, de marca, carìsimo y después se la lleva en un avión pero al final ella vuelve con su novio joven y casi no tiene dinero. Recordè a un señor que en Cuba me quiso comprar unas joyas del Comodoro, un carro y un celular. Cuando le preguntè por qué a mí, me respondiò. "Porque te amo". Cuando le digo que él no me gusta y que estarìa sólo por el interès, me dijo. "No importa, úsame". Le pregunto ¿Y por què buscas compañía en tus momentos de degradaciòn? Una frase que no es mìa..... pero que me saliò como mìa, claro està, que para eso una estudió actuaciòn. Ahì se produjo un bache, un silencio chejoviano. Y me dice. De todas mis mujeres, tù seràs la màs vieja. A este golpe, un tanto bajo, le riposto muy lady, " Pero ninguna era yo". Se quedò de piedra. Después veo esta película donde a la prota llamada Vera, le sucede algo similar. La escena es de campeonato. Muyyy verbal. Nada sugerido. Ella le pregunta al ricachón de ella, por supuesto el del filme es más rico ¡es italiano! Perdone ¿qué edad usted tiene? El le responde, muy amable. Tengo ochenta. Ella está pintando algo en un papel, como boceteando algo, porque ella se llama Vera y pinta. Es pintora abstracta, creo y ella, como sin quererlo, alza la vista y le dice. ¡Ah, Picasso tenìa 80 pero Picasso era Picasso!

Me encantó esa reacción de Vera. Es que en el cine todo es posible. Además la gente en las películas reacciona rápido. Aquí en Cuba parece que por la mala alimentación o el calor, no sé, una no reacciona así. ¿ O serà que eso es sólo en las películas? Si le pudiera decir a este señor lo de Picasso ya estaría satisfecha, pero he vuelto al Africa y aquí se me complica todo. Adíos.